EL ABC PARA UNA CORRECTA LIMPIEZA FACIAL

Mantener la piel firme y radiante requiere de cuidados diarios, y quizás el más importante sea la limpieza. Es el hábito de belleza e higiene más antiguo y conocido por todos, sin embargo, muchas veces no le damos la importancia que realmente tiene.

La piel del rostro se debe limpiar al menos dos veces por día. Por la mañana para retirar restos de sudor y oleosidad generados mientras dormimos, y por la noche para quitar el maquillaje, el polvo, la contaminación del medio ambiente, etc.

Un error común es pensar que no es necesario higienizar el rostro por la noche porque no se usa maquillaje, pero la polución del medio ambiente, el sudor y el sebo natural de la piel son agentes que debemos retirar.

Otro error es desestimar el efecto obstructivo del sudor y la grasa de la piel durante la noche, por ello se debe repetir la rutina de limpieza por la mañana.

Para armar una rutina de limpieza adecuada a las necesidades de la piel es muy importante que conozcas tu biotipo cutáneo y una de las formas de hacerlo es a través del Dermoanálisis cutáneo que podés realizar en Farmacia San Francisco.

RUTINA DE LIMPIEZA NOCTURNA

  1. DESMAQUILLAR: Primer paso de toda rutina nocturna. Es muy importante retirar todo resto de maquillaje de la piel para recién proceder a limpiarla. La elección del desmaquillante se puede hacer teniendo en cuenta el tipo de maquillaje que hayamos colocado. En caso de productos a prueba de agua elegir un desmaquillante al aceite es buena opción, ya sea un bifásico como Respectissime Waterproof de La Roche Posay® ($) o DermatoClean Bifásico de Eucerin® ($). Para las amantes de las leches desmaquillantes el Fluido 3 en 1 de Avene® ($) es excelente elección.
  2. LIMPIAR: Limpiar la piel es imprescindible para retirar suciedad y restos de desmaquillante que puedan haber quedado, asegurando una buena absorción y correcta función de los cosméticos que coloquemos luego. La elección del producto de limpieza se debe hacer en base al tipo de piel. Para pieles secas, limpiadores en crema como el Aqua Riche de Eximia® ($) o la Loción de Cetaphil® ($) son buenas opciones, ya que limpian e hidratan. Para pieles grasas los formatos geles o espumas van muy bien como la Espuma Matificante de Avene® ($) o el Gel Acneique de Cepage® ($), que ayudaran también a controlar el exceso de sebo.
  3. EXFOLIAR: La exfoliación ayuda a eliminar células muertas que se acumulan en la superficie. Renovar la piel contribuye a que las arrugas no adquieran profundidad y las manchas pierdan intensidad. Las pieles secas pueden hacerlo 1 vez a la semana, mientras que las pieles sensibles cada 10 días, chequeando la tolerancia en alguna zona no visible. El Gel exfoliante suave de Avene® ($) es buena opción. Las pieles grasas pueden exfoliar 1 o 2 veces a la semana. Un buen producto es el Aqua Mat Exfoliant de Eximia® ($).
  4. TONIFICAR: Es fundamental utilizar un tónico después del limpiador facial para conservar la piel hidratada. Después de la limpieza diaria de la piel debemos restaurar el pH, el cual es de 5,5, subir esta cifra o dejarla por debajo hará que nuestra piel se irrite o inflame. El tónico se encarga de equilibrar esto. Para todo tipo de piel el Tónico Purete Thermale de Vichy® ($), y para pieles sensibles la Loción Calmante de La Roche Posay® ($) y la Loción Suavizante de Avene® ($) son buenas opciones.
  5. MASCARILLA: Como complemento a la limpieza se pueden realizar mascarillas 2 a 3 veces por semana. Elegir aquellas con carbón activado, algas, extractos vegetales, ayudara a mantener la piel limpia e hidratada. Las mascarillas Black Food Recipe gel mask ($) y Deep Purifiying Black O2 Bubble Mask Volcanic ($) de Purederm® son buenas opciones.
  6. HIDRATAR: Siempre debemos terminar nuestra rutina de limpieza con un buen producto hidratante, que ayude a reequilibrar el manto hidrolipídico de la piel y mantenga los niveles de agua del cutis equilibrado.

RUTINA DE LIMPIEZA DIURNA

  1. LIMPIAR: Por la mañana debemos retirar el exceso de sebo y transpiración. En este caso el agua micelar es buena opción. La loción micelar DermatoCLEAN 3 en 1 de Eucerin ($) para todo tipo de piel, mientras que la micelar Effaclar Ultra de La Roche Posay® ($) ideal para pieles grasas.
  2. TONIFICAR: Aplicar un tónico luego de cada limpieza ayudara a reestablecer el pH de la piel y evitar irritaciones.
  3. HIDRATAR: El paso clásico para cerrar la rutina de limpieza, mantener los niveles de agua balanceados y la piel sana.

Ahora que ya conocés los beneficios de mantener una rutina de limpieza diaria, ¿te vas a ir a dormir sin limpiar la piel del rostro?

Farm. Andrea Nicita

Farmacia San Francisco